Un trago de whisky para llorar, sufrir y reír durante el final de GOT

*Spoiler alert

Estamos a escasos días de disfrutar, o sufrir, el final la serie más grande de todos los tiempos: Game Of Thrones. Porque te guste, o no, ésta es una historia fuera de serie, que ha logrado mantener a millones pegados al asiento cada domingo. Cuando digo millones no exagero, ya que se estima que tan sólo el episodio cinco de esta última temporada ha batido un récord de 17.4 millones de espectadores. Alcanzando unos 32.8 en total durante toda la octava temporada, según cifras de HBO. Por supuesto a esto tendríamos que sumarle todas las vistas no oficiales del show, porque ya saben el Torrent.

Esta es una obra maestra, de un escritor con el ingenio para crear todo un universo de fantasía. Con personajes tan complejos, que van de claros a oscuros, bailando en pinceladas provenientes de una paleta de una amplia gama de color. Y, que prácticamente hacen impredecible el curso que va tomando la historia. Aunque ahora podemos imaginar ciertos detalles del final, y con sus bemoles en el guion, seguimos ansiosos por ver la vuelta de tuerca que nos depara la serie y por supuesto los libros.

Luego del penúltimo capítulo existen muchas opiniones encontradas, que nos muestran cuan enojados están algunos fans de que se manifestara la locura ancestral de los Targaryen en Daenerys, o muchos otros a favor de que la serie no termine con un cierre difuminado de la mano del príncipe, la princesa y el típico.

Lo cierto es que aún quedan muchas preguntas sin respuesta, y desconfiamos de que David Benioff y W. D. Weiss, los guionistas de HBO logren dar todas las respuestas y llenar el faltante de Georg R.R. Martin.

Pero antes de llegar a este momento decisivo, me gustaría reparar un momento y recordar una casa que por ahora no tiene mucho foco, pero que ha sido crucial en la historia y es una de las que más nos gustaría conocer su destino.

La casa Tully, señores de una región llamada The Riverlands. Uno de los territorios más prósperos debido a que está localizada en el valle de ríos de agua dulce, región que siempre fue una de las más codiciadas por todas las casas en Westeros. Más que por su prosperidad, debido a su localización, ya que es un paso obligado para conectar el sur con el norte. Este territorio se ve en varias ocasiones asediado por muchos, y de acuerdo al libro estuvieron dominadas por los Hijos del Hierro por un largo periodo, dominio que dura hasta la llegada de Aegon Tagaryan (el conquistador), quien quema junto con su dragón el Harren Hall, un castillo construido años antes por el tirano Harren el Negro.

El periodo de la casa Tully comienza luego de que Aegon Targaryaen recompensara a Edmyn Tully (un tatarataratara abuelo de Sansa, Robb, Arya, Bran y Rickon)  por su apoyo durante su rebelión contra Harren, es por ello que se vuelve señor de Riverland y mano del rey Aegon.

Todo esto tiene lugar antes de los hechos que presenta la serie, y no es hasta la sexta temporada en la serie, que esta casa comienza a tomar verdadera importancia, con la trama de la Boda Roja. Un acontecimiento que busca unir en matrimonio a una hija de Walder Frey y Emure Tully, formando así una alianza con la Casa Frey, con la que Robb Stark buscaba ganar frente a Twyin Lannister y recuperar así a sus hermanas Arya y Sansa, a quienes supuestamente tenía capturadas Cersei. Cosa que como sabemos no logró conseguir, al ser traicionados por Walder Frey, dejándonos uno de los momentos más malviajantes de toda la historia.

La familia Tully, también nos regala a uno de los personajes favoritos de muchos: el Black Fish (Brynden Tully). Un rebelde que tuvo grandes momentos, desde que se vuelve el consejero de Robb, hasta su muerte. Sin embargo, en los libros aún no está muerto, sino desaparecido, luego de que su sobrino Edmure Tully (que fue el único prisionero vivo de la Boda Roja) aceptara un trato con Jamie Lannister para entregar la Fortaleza Ancestral de Aguasdulces. Esta fortaleza es construida ya que al darse cuenta que esta es una tierra de valles y ríos, no cuenta con ninguna protección natural de defensa, se idearon dos estrategias de salvaguardia: la construcción del castillo dentro del río y pactar alianzas con bodas.

Pero, se preguntarán ¿por qué recordar a los Tully y a sus personajes? Primero porque es una de las casas si no protagonistas, estratégicas en la historia; de la que aún tenemos vivos a Bran, Arya y Sansa, que son Tully por parte de Catelyn Tully, esposa de Eddar Stark.

Y en segundo lugar, para explicar que no es casualidad que los destilados de malta de Singleton Glendullan Select utilizara esta casa y su insignia: la trucha plateada, para lanzar una edición especial y así acompañar la última temporada de GOT. Pero no solo por su importancia, también por sus similitudes. Ya que por si no lo sabías, el whisky de la familia Singleton proviene de una región muy parecida a The Riverlands, próspera y codiciada; ubicada en Dufftown, Escocia y donde en sus alrededores está el río Fiddlich. Lugar que ha sido reconocido por ser la capital del Whisky, y donde se ubican diferentes destilerías.

 

“Familia, deber, honor”, es el lema de esta Tully, algo en lo que también se asemejan, y al igual que conocer a fondo la historia de los Tully, éste es un whisky que no es para aficionados.

Así que si quieres festejar que tus teorías sobre el Juego de Tronos se cumplieron o castigarte porque no le atinaste, y así llegar al final con un verdadero conocedor, esperamos que ya lo hayas encargado en Whisky Exchange, en Amazon, o tal vez a tu tía más cosmopolita que está vacacionando por Europa.