El dandismo parecería una condición natural de los bebedores de whisky, así como la música. Pensémoslo así: el pintor deja su rastro en una tela y puede evitar por completo las reacciones de todos aquellos que le inspiran, sus musas principales: