Los mejores whiskies para disfrutar del otoño

Para algunos el otoño es la estación más melancólica. Las hojas pintan todo de sepia, mientras las noches se vuelven más largas y el frío nos hace buscar whiskies más intensos y complejos, que acompañen en armonía los deliciosos platillos de esta temporada.

Los whiskies añejados en maderas “ex-jerez” de roble español (ex-sherry) y notas de turba tienen el perfil perfecto para el otoño. Aquí te damos algunas sugerencias de maltas ideales con maridajes que tienes que probar.

Lagavuling Islay Single Malt 16 Years Old y Calabaza en tacha

Una auténtica malta clásica full body. Lagavuling, proveniente de la primera destilería de Islay, es dulce, marino, especiado y muy profundo, con un final muy largo. Tiene intensas notas de yodo, sal, chocolate, pasas y frutos secos en balance ideal con su rastro ahumado.

Maridaje: Calabaza en tacha. Las notas dulces y especiadas de la calabaza, gracias a la canela y al piloncillo, se complementan de maravilla con el sabor de Lagavuling.

Michter’s US1 Barrel Strength Rye y Galletas de jengibre

Michter’s es un extraordinario rye originario de Kentucky. La destilería familiar Michter’s nos entrega en esta edición limitada un rye con dos pasos por madera de roble americano nueva con distintos matices de tostado. Embotellado a 54% de alcohol nos ofrece una bomba de butterscotch (caramelo de mantequilla), canela y cerezas, envuelta en una capa de vainilla y caramelo con un final seco y muy especiado.

Maridaje: Galletas de jengibre y canela con helado de mazapán. Las especias dulces potencian las notas de caramelo y humo de Michter’s, mientras el helado de mazapán hace cremosa toda la mezcla, haciéndola sutil y muy delicada.

Glenfarclas Highland Single Malt 15 Years Old y Chiles en nogada

Cuando pensamos en “sherry bombs”, Glenfarclas siempre aparece. Este whisky se madura en sherry casks durante 15 años, por eso muestra ricas notas de pasificados (pasas), cáscaras de naranja cristalizadas, fruta negra, vainilla, pan recién horneado, malta y notas de jerez. Un destilado completamente decembrino que nos acerca a los aromas típicos de navidad.

Maridaje: Chiles en nogada. Aún alcanzamos el final de la temporada de los chiles en nogada, y nada mejor que un Glenfarclas 15.

Caol Ila 18 Years Old, “Unpeated Style” y Terrina casera de queso

Esta malta natural cask strength —quiere decir que se embotella directamente de la barrica— nos brinda la posibilidad de probar un whisky producido en Islay en todo su esplendor. Madurado en roble americano, es una malta atípica para la zona ya que es unpeated (carece de peat), aunque en su caso las notas de turba que contiene provienen de la mineralidad y salinidad del agua de la región, y se encuentra deliciosamente mezclada con las notas de duraznos acaramelados y chocolate amargo.

Maridaje: Terrina casera de queso azul, queso brie, higo y castaña. La mezcla de quesos y su sabor potente, con el dulzor del higo compotado y lo delicado de las castañas, complementan las notas frutales del Caol Ila 18.

Pittyvaich 28 Year Old Special Release 2018

De los embotellados especiales que Diageo hace año tras año siempre hay maltas a destacar. Este es el caso de Pittyvaich 28. Una destilería cerrada desde 1993, a la que por fortuna podemos acceder gracias a estas ediciones. Destilado en 1989, tiene notas profundas de malta, manzanas horneadas, galleta, entremezcladas con aromas de jengibre, plátano, almendras, flores blancas y frutas rojas. Un whiskie en plenitud con un final ligeramente ahumado y notas profundas de madera ex-bourbon.

Maridaje: Este whisky solo necesitas acompañarlo de una copa Glencairn, un buen libro, un disco de Thelonious Monk y mucho tiempo.