Esta edición especial de Blue Label nos emociona; es hora de probar los grandes whiskies que creíamos desaparecidos

Johnnie Walker Blue Label Ghost and Rare acaba de lanzarse en México; la primera edición de una serie especial creada por esta reconocida marca, centrada en recuperar whiskies de destilerías desaparecidas. Su nombre “ghost” y “rare” tiene una deliciosa lógica: este blended scotch se elaboró con whiskies producidos en “destilerías fantasmas”. Nombre dado a las destilerías que cerraron, pero de las cuales aún se conservan varias barricas rellenas de tesoros líquidos.

El maestro destilador (master blender) de Johnnie Walker, Jim Beveridge, recuperó tres whiskies de: Cambus (cerrada en 1993), Pittyvaich (demolida en el 2003) y Brora Highland Single Malt (cerrada en 1983), la cual es el corazón de esta edición especial.

Para los whiskeros, Brora es sinónimo de buena calidad y mucha melancolía. Esta zona, ubicada al este de Sutherland, en la parte montañosa de Escocia, es famosa por ser industrial, y su estrella más conocida es su antigua destilería fundada en 1819 como Clynelish, la cual en los años 70 del siglo XX cambió su nombre simplemente a Brora. Es una destilería mítica —como su producción— que se prevé reabrir en el 2020. Falta poco, mientras tanto esta edición de Blue Label es un una gran sorpresa.

Para completar la receta, Jim utilizó otros cinco whiskies de maltas y granos excepcionales de destilerías en operación: Royal Lochnagar, Clynelish, Glenkinchie, Glenlossie y Cameronbridge. El resultado es un whisky suave, donde se percibe un dulzor de piña, deliciosas notas de avellana y chocolate amargo, y un sutil acabado ahumado.

La experiencia de elaboración ha sido increíble según Jim: "He tenido el extraordinario privilegio de trabajar con algunos de los espirituosos más raros de Escocia". Y agregó: "Por suerte tenemos acciones de más de 30 destilerías de todas las regiones de Escocia para elegir las barricas perfectas y así, elaborar cada mezcla. Nos da una riqueza de carácter, sabor y edad que ningún otro whisky puede igualar".

Utilizar destilados de destilerías fantasmas hace de verdad muy particular al
Blue Label Ghost and Rare, pues estos blends son cada vez más raros. Jim asegura que, "desde nuestra biblioteca de barriles irreemplazables, que conservamos exclusivamente para Johnnie Walker Blue Label, he elegido algunas expresiones únicas con mucho cuerpo".

Este whisky tiene 46% de alcohol, que es una nueva tendencia: mayor concentración alcohólica para mayor explosividad y potencia de los sabores y aromas.

Como debe ser una edición limitada, se distribuirán pocas botellas —muy peculiares pues también son de cristal azul— en el mundo… Tranquilos, es posible conseguirla en México, solo hay que hacerlo antes de que se agote.