Los finalistas del mundial y el whisky

Ya comenzaron los cuartos de final de Rusia 2018 y la gran final se acerca. Los días veraniegos de futbol están por terminar y va a comenzar la espera por el siguiente, y muy polémico, mundial en Qatar. De cara a la final y con una selección arbitraria de quienes creemos van a llegar a las semifinales, decidimos investigar sobre la industria whiskera de Francia, Bélgica, Inglaterra y Croacia. Sólo uno de estos países va ganar la copa del mundo, pero quizás ganen en cuanto al whisky.

INGLATERRA

Si todo se definiera por el whisky, Escocia, sería el país con más mundiales ganados en la historia. Si todo se definiera por justicia, los ingleses serían los campeones indiscutibles, pues ellos inventaron el futbol. Oficialmente este juego se instituyó el 26 de octubre de 1863, día en que se reunió por primera vez la Asociación de Futbol Inglesa (The Football Association).

Los ingleses crearon las reglas futboleras, pero sus vecinos, los escoceses crearon la industria del destilado más vendido en el mundo. A finales del siglo XIX algunas destilerías de Inglaterra intentaron sobresalir, pero el scotch ya les llevaba la delantera, así que sus ventas eran limitadas, y poco a poco comenzaron a desaparecer.

Hoy hay ejemplos pujantes como English Whisky Co, fundada en 2006, que produce destilado añejado en barricas de bourbon, y también utilizan otras de oporto, vino o jerez. Estas “nuevas” destilerías inglesas se dan el lujo de experimentar, pues no cargan con la tradición escocesa de siglos.

BÉLGICA

Los belgas nunca estuvieron tan cerca del triunfo, con un equipazo se acercan a paso firme a la final del mundial. Este pequeño país europeo vecino de Francia, Alemania y Holanda, es conocido por sus chocolates y cervezas, pero pocos saben que también producen whiskey. Belgian Owl, fundada en 2004, es una de sus destilerías más famosas y hace su bebida de cebada local crecida en Hesbaye. Con su primera producción de 20,000 botellas, en 2005, apareció en la Whisky Bible de Jim Murray.

FRANCIA

Los galos tienen otra de las grandes selecciones del mundial. Sus delanteros Kylian Mbappé, de tan solo 19 años, y Antoine Griezmann, han regalado varios de los mejores momentos en Rusia. Y muy probablemente se regresen a Francia con la copa. En temas whiskeros también son ganadores.

En 1860, la filoxera, un insecto que es parásito de la vid, destruyó muchos de los viñedos franceses, así que los escoceses aprovecharon la escasez de coñac para exportar su producto. Así comenzó el amor entre Francia y el whisky, y hoy los aficionados de los “blues” beben más whisky que coñac en un año.

Aunque Francia sea famoso por sus vinos y champañas, el whisky también es parte de su industria desde 1987, año en que se abrió la primera destileria en su país, que ahora cuenta con 55 marcas en el mercado, según información de la Federación Francesa de Whisky. No es una sorpresa, los franceses son especialistas de los destilados, hacen uso de esa experiencia, incluso de las barricas de sus deliciosos vinos, para crear los más diversos perfiles de whisky.

CROACIA

Este país balcánico perdería en un mundial whiskero. No hay industria conocida en torno al whisky, pero los croatas son productores de otros destilados obtenidos de frutas —peras, albaricoques, melocotones, manzanas, higos o membrillos— como la rakija, similar en sabor al brandy. También hacen un licor a base de ciruelas llamado slijvivica, y en algunas regiones producen grappa, hecho con orujo de uva; muy común en varios lugares de Europa, desde Galicia, hasta Italia o Bulgaria.

Foto de portada Fauzan Saari de Unsplash.
Fotos de las destilaerías por país de páginas oficiales de Facebook
.