¿Cómo identificar una botella de whisky falsa?

Las posadas ya comenzaron, la Navidad está cerca y la fiesta más grande: la noche de año nuevo. Estamos seguros que comprarás muchas botellas, desde vinos de mesa para las cenas, hasta ron para el ponche y claro, whisky para regalar o compartir con tus seres queridos. En esta época de frenesí y tiendas llenas de personas, es fácil salir de prisa y no verificar lo que llevamos. Si eres muy distraído o lo suficientemente paranoico para revisar a detalle lo que compras para evitar engaños, te decimos la forma más sencilla para identificar botellas adulteradas.

Es un poco obvio decirlo, pero al comprar cualquier botella debes revisar que esté sellada correctamente y con las etiquetas en su lugar. Si tratas de retirar la etiqueta, está no debe despegarse dejando una textura pegajosa, el etiquetado de fábrica se hace con un pegamento no viscoso. Si ya abriste la botella y sigues creyendo que te dieron gato por liebre, pon un poco de su contenido sobre el inverso de tu mano, olerá a alcohol, pero si después de unos minutos el olor no disminuye o desaparece, y sólo huele a whisky, es muy probable que te dieron un destilado adulterado; además de que la resaca será terrible, es muy peligroso beberlo.

También hay que estar al día con nuestras bebidas predilectas. Por ejemplo, hace unos años Bacardí cambió la tipografía de su logotipo y modificó un poco su botella. También Buchanan’s, sin dejar de lado su tradicional forma inspirada en las cantimploras de los soldados, las nuevas botellas son un poco más redondeadas (como la de la portada de este artículo).

Todos los vinos y licores en venta al público deben tener una etiqueta adherida con el código del Sistema de Administración Tributaria, mejor conocido como el SAT, llamada marbete.

Los azules corresponden a las bebidas importadas, como nuestro adorado scotch, y los verdes a los destilados nacionales como el mezcal, el tequila o los vinos del Valle de Guadalupe.

Estos marbetes son cuadrados y tienen un código QR, que no debe estar dañado. Son tan especiales como los billetes, cuentan con elementos tornasol, texturas, grecas y dibujos, hasta la palabra SAT y México si les prestas atención.

La tecnología también puede ayudarte a descubrir este engaño. Para leer los códigos QR necesitas tener un teléfono celular con acceso a internet y cámara. Aunque debes de bajar una aplicación es muy sencillo, hay para iPhones (NeoReader, QR Reader, Barcode), para Android (QR Code Reader, Barcode Scanner, QR Droid Code Scan) y para otras marcas comunes en el mercado. Solo descárgala, haz una foto del código y si es original te dará la información correcta del producto que acabas de comprar.


NOTA: Esta regulación está vigente desde el 2013.

Por último, hazle al trabajo complicado a los falsificadores y destruye el marbete antes de tirar una botella.