Cervezas mexicanas añejadas en barricas de bourbon

Por Ariette Armella

Todos sabemos que los bourbons y whiskies son añejados en barricas de roble para brindarles mayor sabor y complejidad. Pero, ¿barricas de roble para añejar cerveza? Claro que sí.

Existen estilos europeos, como las cervezas lámbicas que tradicionalmente se producen en barriles de madera. Inspirados en esta tradición varios cerveceros artesanales empezaron a coquetear con las técnicas de añejamiento en barrica, lo cual pasó muy rápido de una simple experimentación a una moda. Desde Imperial Stouts hasta Lagers Ligeras, podemos encontrar una gran variedad de cervezas añejadas actualmente. Tampoco es casualidad que las predilectas sean las barricas utilizadas para hacer bourbon (aunque también se pueden encontrar cervezas añejadas en barricas de tequila, vino o ron).

Las barricas de bourbon, las cuales son descartadas tras el primer uso debido a las regulaciones que rigen este destilado, son una de las primeras opciones para los cerveceros. Esto se debe a lo que le suceden a la madera de roble durante su interacción con el bourbon: en primer lugar el surgimiento de taninos, lípidos y otros elementos aromáticos. En segundo lugar, la madera permite que el licor almacenado en la barrica “transpire” muy lentamente, dicho de otra forma, el roble regula la interacción de las bebidas con el medio ambiente dónde está almacenado.

Sin el paso por barrica, el whisky sería más alcohólico, más pobre en aromas y de menor complejidad. De la misma manera, las Stouts, Barley Wines o incluso I.P.A.s añejadas en barrica adquieren mayor sabor gracias a la combinación de la cerveza con la madera y los restos del destilado albergados en ella.

La cerveza añejada en barricas adquieren un gusto a la madera y el carácter del inquilino anterior, cuando se utilizan barriles de bourbon las notas son a vainilla, caramelo y frutas maduras. El proceso de maduración suaviza el alcohol, reduce el amargor y añade una complejidad sólo comparable a la del vino gracias a ciertos microorganismos presentes en la madera.

Si tienes ganas de probarlas, aquí te presentamos 4 cervezas añejadas en barricas de bourbon hechas en México:

Locura – Imperial Stout
Cervecería: Texcoco Mystic Ales
ABV: 12.5%

Cerveza con fuertes aromas a chocolate y especias, que en momentos recuerda el sabor de un buen mole. La nota licorosa del whisky se siente presente en esta bebida de temporada imperdible.

Pruébala: A partir de octubre en tiendas y bares especializados como La Belga, Trappist, The Beer Company.

Porter Edición Especial Chorifest 2018 – Porter
Cervecería: Casa Cerveza CruCru
ABV: 8%

Para esta cerveza se utilizó una barrica que albergó primero whisky y después tequila. Sus características notas a chocolate se mezclan con la vainilla, clavo y pimienta del whisky, para después adquirir una gran herbalidad gracias al tequila.

Pruébala: El 23 de junio en el Chorifest que celebrará esta casa cervecera (callejón de Romita 8, Col. Roma Norte “Romita”, Ciudad de México).

Xocoveza BBA – Imperial Milk Stout
Cervecería: Insurgente
ABV: 9.3%

Cerveza inspirada en el chocolate mexicano. Una Imperial Milk Stout cargada de chile pasilla, nuez moscada, cacao, café, vainilla y canela. Añejada por al menos 12 meses en barricas de bourbon, agregando notas a vainilla, madera y muchas capas de complejidad.

Pruébala: En tiendas especializadas como La Belga, The Beer Company o El Depósito.

Rembrandt – Imperial Bourbon Stout
Cervecería: Chaneque
ABV: 12%

Su aroma presenta un estallido de clavo, pimienta, chocolate, café y whisky. Al probarla sentirás el calentamiento típico del alcohol, seguido por notas resinosas y especiadas, dejando un retrogusto a chocolate y café. Con cada trago aumentará la sensación dulce del Bourbon.

Pruébala: En bares de especialidad como Hop2, Tasting Room, La Belga y The Beer Company.