Lost In Translation

Bob Harris, interpretado por Bill Murray, es un actor en decadencia que es contratado por una compañía japonesa para hacer el comercial de un whiskey por 2 millones de dólares, una referencia a los comerciales que grandes actores hacen en Japón gracias a sus grandes presupuestos. Cabe mencionar que Francis Ford Coppola, el padre de la directora de la cinta, Sofia Coppola, alguna vez apareció haciendo un anuncio para whiskey japonés, igual que Sean Connery, quien en alguno de sus filmes como James Bond apareció tomando whisky japonés. Por eso no es difícil pensar que Sofia se inspiró en estos dos grandes de la historia cinematográfica para darle vida a Harris (sobre todo Connery). De cualquier forma, no nos vendría mal tener un whisky japonés con una foto de Bill Murray en smoking.

Scarface

En una de las primeras escenas en las que vemos que Tony Montana (Al Pacino) ha logrado pasar de ser un mero criminal a todo un capo es cuando se encuentra en la alberca de su opulenta casa y le pide a su novia Elvira (Michelle Pfeiffer) que le sirva un scotch mientras le relata algunas de las cosas que tuvo que pasar para llegar hasta ahí. Considerando el culto que esta película ha generado con los años, y la cantidad de dinero que ha generado esta cinta mediante la mercancía oficial, lo sorprendente es que hasta ahora nadie haya lanzado al mercado un whisky en honor a Montana.