Mientras más tiempo se añeja, más whisky se evapora: Angel’s Share


Angel´s share
: “La parte de los ángeles” es una frase de la industria del whisky que se refiere a la cantidad de líquido que se pierde debido a la evaporación y a la porosidad de las barricas en las que se añejan los whiskies. La cantidad de líquido que se pierde varía dependiendo de la temperatura y la humedad que presentan los lugares donde se produce este destilado.

Las barricas no son un simple adorno ni se escogen al azar, sino que cumplen diversas funciones. Una de ellas es absorber aspectos desagradables del destilado como el sulfuro, regresando a cambio sabores vainillosos y maderosos. Esta relación entre el whisky y la madera trae su costo.

Cortesía de Chicago Bourbon

Debido a la porosidad de la madera, aproximadamente el 2% del líquido se pierde anualmente sobre el líquido existente en la barrica, así que para cuando está listo para su venta, después de 12 años de añejamiento, el líquido perdido ronda el 21.5% del total. Esta pérdida tiene el nombre de “Angel’s share”. En lugares como Tennessee o Kentucky, donde el clima es más caluroso, este porcentaje puede ser mayor.

Las barricas y la evaporación natural del alcohol ayudan a que se eliminen todas las “impurezas” y que el resultado final sea un líquido suave y limpio.